Argentina segunda parte

A punto de volver a Madrid, me gustaría añadir un poco de información a la entrada titulada Viaje de Palabras. En dicho post hablaba desde el subidón más absoluto de haber mostrado nuestra propuesta artística fuera de España y haber tenido una cálida acogida.

Ahora me gustaría describiros brevemente algunos de los instantes vividos.

Córdoba. Narramos para 300 niños de una escuela de niños cantores. Esto es un colegio dónde todos los niños estudian música y canto y al acabar, además del título normal, tienen el de director de coro. Tras nuestra actuación, a la salida nos esperan los niños sentados por grupos y nos deleitan con un concierto de media hora, donde cada clase canta su mejor canción. De Bach a Paul Simon. Y la piel de gallina.

Misiones. Cuentos en la carcel. En un pequeño recinto de no más de 100 presos nos esperan para contar. Tras pasar varios controles nos dejan solos (Gamba & Ginny y otros dos narradores) en una sala vacía, con apenas una imagen religiosa y un suelo recien fregado. Van llegando internos con sus sillas que nos saludan respetuosos, hasta conformar un grupo de 25 varones. La actividad no es obligatoria, así que los que vienen tienen ganas de historias. Se rien, se emocionan y al acabar vienen a darnos las gracias por acordarnos de ellos (palabras textuales). Nos regalan artesanía hecha con papel (no pueden meter otros materiales en la carcel) y nos vamos entre sobrecogidos y contentos, pues quizá esa noche sus mentes viajen con nuestras historias.

Misiones. Extensión del Festival bonarense. Narración en un centro para Ciegos. No se trata precisamente de un moderno local de la Once, sino una pobre sala dependiente del Obispado. 10 adultos, algunos además de ciegos con problemas de comunicación. Nuestro espectáculo es netamente visual… ¿qué hacer? Ginny y yo decidimos trabajar como en radio, mirándonos todo el rato y yo dejando de lado la labor gestual y mímica para pasar a ser una caja de sonidos y efectos. No sólo pongo las habituales voces, sino que intento crear los espacios sonoros de nuestras historias. Se ríen, a carcajada limpia, con nuestras ocurrencias. Se ríen en los gags habituales pero también en los nuevos efectos sonoros. La alegría que nos embarga al acabar es absoluta.

Buenos Aires. Actuación en la Nube, libería especializada en niños. Público adulto y estupendas risas. Al acabar nos enteramos que el hijo de los dueños, un chaval de treinta y pico años, acaba de morir. Estuvo varios meses en coma por recibir un disparo en la cabeza en un robo. Salía del banco con dinero para la librería e intento defenderse cuando le asaltaron.

Argentina deja de ser un nombre con referencias cinematográficas o literarias, un país vivido en boca de otros y pasa a ser nuestra, a llenarse de historias y recuerdos que esperamos ir agrandando en el futuro. Porque a Argentina, claro está, volveremos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actuaciones, cuentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s